Si usas una alfombras con fibras naturales en lugar de una alfombra de fibras sintéticas, reducirás drásticamente el potencial de los compuestos orgánicos volátiles. (VOC son sus siglas en inglés).

Hay muy pocas empresas que han hecho un esfuerzo claro por revelar lo que hay realmente en tus alfombras. Estas son las principales compañías que hacen que las alfombras verdes y saludables sean seguras para los químicamente sensibles.

La mayoría de las alfombras del mercado han sido tratadas con detergentes o colorantes, tratamientos contra las polillas, que es un pesticida, generalmente permetrina (en lana) u otros tratamientos como los antimanchas.

Pero lo peor de todo son los retardantes de llama, de los que hablaremos más abajo.

Por eso, es importante decantarse por alfombras con fibras naturales o lana, ya que estas no llevan retardantes de llama.

Las fibras renovables como el yute y el cáñamo se han utilizado durante mucho tiempo en todo el mundo para crear alfombras tejidas suaves y duraderas en una increíble variedad de colores y diseños brillantes.

Para los menos sensibles, los tintes ecológicos o vegetales también son aptos.

Alfombras ecológicas no tóxicas: las mejores opciones naturales y orgánicas

Estas alfombras naturales que mostramos aquí están fabricadas con materiales 100% naturales y no contienes compuestos tóxicos

Amazon.es | Última actualización el 2020-05-23

Alfombras naturales para evitar efectos adversos

Una seguidora de sintoxicos.info nos escribió su caso. La experiencia que tuvo con su nueva y reluciente alfombra fabricada con los «mejores» materiales.

Nos contó que tras comprar esa alfombra, dormía fatal, se despertaba muy descongestionada, con los ojos hinchados, dolor de cabeza, etc.

Después de 5 o 6 días así, se levantó una mañana, encontrándose muy mal, se fue al salón, y al volver a la habitación y oler la alfombra, le dieron ganas de vomitar.

Fue entonces cuando entendió que seguramente se encontraba mal por la alfombra.

Miró en Google y vio la cantidad de sustancias tóxicas que contienen, y más esa suya que además llevaba una capa antideslizante y que seguramente expulsaba gas tóxico de retardantes de llama.

¿Qué son los retardantes de llama?

Los retardantes de llama son productos químicos (ésteres de fosfato) de fabricación humana que se agregan a los productos de consumo e industriales con el propósito de reducir la inflamabilidad.

Conocidos por las siglas PBDE (polibromodifenil éteres), los ésteres de fosfato tienen una multitud de usos que incluyen retardantes de llama, plastificantes, fluidos hidráulicos, disolventes, agentes de extracción, agentes antiespumantes y recubrimientos para dispositivos electrónicos.

Se agregan a alfombras, cortinas, sillas para las salas de espera, televisores, computadoras, camas de hospitales, y un largo etc, para evitar que en caso de accidente, ardan originando fuego.

El objetivo es cumplir con las normas de seguridad contra incendios, pero lamentablemente muchas de estas sustancias químicas retardantes de llama no quedan fijas en el producto que las contiene.

¿Por qué son tan peligrosos?

Lentamente, estos compuestos se filtran al aire, a las partículas de polvo y al agua, pudiendo así acabar en nuestro pulmones o en los alimentos. En definitiva, en nuestro organismo.

La evidencia demuestra que estas sustancias (BFRs) son propensas a bioacumularse en el ser humano, produciendo efectos adversos en la salud de adultos y niños.

Numerosas investigaciones vinculan la exposición a estos compuestos con daños permanentes en el aprendizaje y la memoria, cambios de conducta, pérdida de audición, alteración del equilibrio de las hormonas tiroideas, retraso en inicio de la pubertad, disminución del recuento de espermatozoides, malformaciones fetales y posiblemente cáncer.

La unión Europea los prohibió en 2004, tras demostrarse sus efectos nocivos, y en 2009 se amplió su veto a escala global. Pero todavía hay muchos materiales en el mercado que los contienen y se siguen liberando al medio ambiente.

Sintoxicos.info trabaja con el objetivo de identificar aquellos productos que contengan retardantes de llama bromados e intentar informar de ellos.

Y parece que al fin hay uno que quizá no resulte dañino. Lo analizaremos mejor pero aquí hablan de él.

Retardantes de llama y el medio ambiente

Los retardantes de llama de éster de fosfato se liberan al medio ambiente de fuentes industriales y se eliminan productos de consumo que contienen retardantes de llama.

Pueden cambiar la composición química en el medio ambiente, ya que se degradan por reacciones químicas en el aire.

Si se adhieren a las partículas, pueden asentarse en el suelo. En general, la mayoría de los ésteres de fosfato son poco solubles en agua y se adsorven fuertemente a los suelos.

Estos compuestos se detectan comúnmente en el agua debido a su uso generalizado en productos comerciales. Los ésteres de fosfato están sujetos a la biodegradación en ambientes acuáticos y terrestres.

Te puede interesar: Los niveles de retardantes de llama en los ríos europeos exceden los límites legales

Exposición a los retardantes de llama de éster de fosfato

Los humanos pueden estar expuestos por una combinación de vías orales, inhaladas y dérmicas.

La ingestión de alimentos contaminados con ésteres de fosfato es la principal fuente de exposición.

Se ha encontrado que la mayoría de los alimentos contienen pequeñas cantidades de retardantes de llama de éster de fosfato debido a su amplio uso en plásticos y su presencia en el medio ambiente.

La inhalación de aire contaminado, tanto en el exterior como en el interior, es una posible vía de exposición. El fluido hidráulico es la fuente principal de ésteres de fosfato en el aire exterior.

El aire interior

El aire interior puede contener retardantes de llama de éster de fosfato de ciertos plásticos, adhesivos, espumas o componentes electrónicos.

El agua potable contaminada con ésteres de fosfato debido a la lixiviación de plásticos o descargas de aguas residuales industriales es otra posible vía de exposición.

Además, puede estar expuesto si su piel entra en contacto con tierra contaminada. Los derrames de fluidos hidráulicos o las aguas residuales industriales utilizadas para la agricultura pueden provocar la presencia de ésteres de fosfato en el suelo.

Los niños pequeños pueden tener un mayor riesgo de exposición, ya que es más probable que se pongan en la boca materiales tratados con retardante de llama de éster fosfato.

Retardantes de llama y el cuerpo

Actualmente, no sabemos mucho sobre los retardantes de llama y el cuerpo.

Prácticamente no hay información sobre la entrada de estas sustancias en el cuerpo.

Sin embargo, se ha encontrado tris (1,3-dicloro-2-propil) fosfato (TDCP) en tejidos y fluidos corporales humanos, por lo que sabemos que esta sustancia puede ingresar al cuerpo posiblemente inhalando aerosoles o polvos o ingiriendo alimentos o agua contaminados.

Los efectos adversos para la salud observados en los seres humanos después de la exposición al fosfato de tri-o-cresilo (TCP) indican que esta sustancia puede ingresar al cuerpo y pasar al torrente sanguíneo.

Estudios

Los estudios encontraron que el TDCP, el tris (2-cloroetil) fosfato (TCEP), el TCP y el tri-n-butil fosfato (TnBP) pueden pasar fácilmente del estómago y los intestinos al torrente sanguíneo después de la exposición oral a estos químicos.

Los estudios sobre la exposición dérmica encontraron que menos cantidades entraron al cuerpo a través de la piel de las ratas y solo cantidades muy pequeñas a través de la piel de los cerdos.

No hay información sobre cómo estos químicos abandonan su cuerpo, pero según los estudios en animales, los retardantes de llama de éster de fosfato pueden descomponerse en el cuerpo y el producto de degradación puede eliminarse en la orina. Sin embargo, no hay estudios en humanos que demuestren que esto realmente sucede.

Los retardantes de llama de éster de fosfato y sus productos de descomposición no parecían acumularse en el cuerpo según los estudios en animales. La mayoría de los productos de descomposición se eliminaron en la orina en 2 a 3 días.

Efectos sobre la salud de la exposición

Pocos estudios han analizado los efectos en la salud de la exposición a los retardantes de llama.

Casi no hay información disponible sobre estos efectos en los miembros de la población general. Sin embargo, la ingestión accidental de un componente de TCP ha causado efectos adversos en el sistema nervioso.

Ha habido algunos casos de reacciones alérgicas a productos de consumo que contienen fosfato de trifenilo (TPP), pero un estudio que examinó varios cientos de personas expuestas a plásticos y pegamentos que contenían TPP o TCP no encontró ninguna reacción alérgica.

Los estudios de exposición ocupacional a ésteres de fosfato retardantes de llama encontraron que la exposición a largo plazo de los trabajadores a TDCP, TCP o TPP no se asoció con efectos adversos para la salud.

No hubo información disponible sobre la exposición ocupacional a otros retardantes de llama de éster de fosfato.

¿Cómo saber si nos afectan?

Una forma de averiguar acerca de los efectos de los retardantes de llama  es ver cómo afectan a los animales de prueba.

Casi todos los estudios en animales han administrado estas sustancias por vía oral y generalmente a niveles mucho más altos de lo que se puede esperar de las exposiciones ambientales.

El TCEP, administrado a ratas durante 16 semanas o más, causó lesiones cerebrales. Cuando se administra durante 2 años, también causa lesiones en los riñones.

El TCEP también disminuyó la fertilidad de los ratones que estuvieron expuestos durante 18 semanas antes del apareamiento. La TnBP indujo lesiones en la vejiga urinaria de ratas cuando se administró durante 10 semanas o más.

El tris (2-butoxietil) fosfato (TBEP) causó lesiones hepáticas en ratas después de que las ratas comieron alimentos que contenían TBEP durante 18 semanas.

Un estudio mostró que las ratas que comían alimentos que contenían TCP durante 2 años desarrollaron lesiones en el ovario y las glándulas suprarrenales y los ratones machos desarrollaron lesiones hepáticas. TCP también disminuyó la fertilidad en ratas y ratones.

Las ratas que comieron alimentos que contenían TDCP durante 2 años desarrollaron lesiones en los riñones y el hígado. Los pocos estudios que examinaron los efectos de TPP, tri-iso-butil fosfato (TiBP) y tris (1-cloro-2- propil) fosfato (TCPP) en animales no informaron efectos adversos significativos para la salud.

Cancer

No hay suficiente información disponible para determinar con certeza si los retardantes de llama producen cáncer en los seres humanos.

Los estudios de trabajadores empleados en la fabricación de TDCP y TCP no encontraron asociaciones significativas entre la exposición y el cáncer. No hubo información disponible sobre el potencial carcinogénico de los otros ésteres de fosfato para los humanos.

Las ratas que recibieron dosis orales de TCEP durante 2 años desarrollaron tumores renales. Alimentar a los ratones con una dieta que contenía TCEP durante 18 meses indujo tumores en el riñón, el hígado y el estómago, y también indujo leucemia.

La administración a largo plazo de TnBP a ratas y ratones indujo tumores en la vejiga urinaria y el hígado, respectivamente. La alimentación de ratas con una dieta que contenía TDCP durante 2 años produjo tumores en el hígado, los riñones, los testículos y la glándula suprarrenal.

Ni la EPA ni el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS) han clasificado el potencial carcinogénico de los ésteres de fosfato analizados en este perfil.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) determinó que el TCEP no es clasificable en cuanto a su carcinogenicidad para los seres humanos.

Retardantes de llama y niños

Los niños pueden estar expuestos a los retardantes de llama de éster de fosfato de manera similar a los adultos.

No hay estudios que hayan examinado los efectos en la salud en niños de los retardantes de llama de éster de fosfato. Además, no hay estudios que examinen los efectos en la salud de los retardantes de llama del éster de fosfato en mujeres embarazadas o en su embrión o feto.

No hay información sobre la transferencia de ésteres de fosfato retardantes de llama al feto a través de la placenta en mujeres embarazadas. Además, no se han realizado estudios para determinar si los retardantes de llama de éster de fosfato pueden detectarse en la leche materna humana de mujeres expuestas en el trabajo o de la población general.

Se han realizado algunos estudios en animales de laboratorio sobre los efectos de los retardantes de llama del éster de fosfato en el útero.

En general, la exposición de roedores durante la gestación a TCEP, TnBP, TBEP, TDCP, TPP o TCPP no produjo efectos adversos para los fetos o animales recién nacidos.

Sin embargo, la exposición continua de dos generaciones de ratones a TCEP redujo el número de cachorros nacidos vivos en la tercera generación.

Un estudio similar con TnBP en ratas encontró que los cachorros nacidos de ratas expuestas tenían menor peso corporal durante las primeras semanas de vida que los cachorros nacidos de ratas no tratadas.

Los estudios en ratas y ratones también encontraron que la exposición al TCP antes y durante el embarazo puede aumentar el número de cachorros nacidos muertos.

Reducir el riesgo de exposición

Si cree que ha estado expuesto a altos niveles de retardantes de llama de éster de fosfato, debe comunicarse con su médico o departamento de salud local.

Para reducir el riesgo de exposición a los retardantes de llama del éster de fosfato, evite los alimentos que generalmente tienen un alto contenido de éster de fosfato, como lo indica la cesta actual del mercado para el estudio de la Dieta Total de EE. UU.

Además, evite la instalación o el uso de materiales que se sabe que contienen retardantes de llama a base de éster de fosfato en ambientes interiores para minimizar la exposición a ellos a través del aire y las partículas.

Pruebas de exposición

Los retardantes de llama del éster de fosfato se pueden medir en la sangre y la orina.

Esta no es una prueba de rutina que se puede realizar en el consultorio de un médico. Sin embargo, debe consultar a un médico si cree que ha estado expuesto a altos niveles de estas sustancias.

No se han realizado estudios para medir estos químicos en muestras de sangre de grupos de personas representativas de la población general de los EE. UU.

La presencia de retardantes de llama de éster de fosfato en su sangre puede indicar que ha estado expuesto a estas sustancias y que cierta cantidad ingresó a su torrente sanguíneo.

Sin embargo, la presencia de retardantes de llama de éster de fosfato en la sangre no indica necesariamente que se produzcan efectos adversos para la salud.

Se necesitan estudios adicionales para ayudar a determinar los efectos a la salud asociados con la exposición a estas sustancias.

Recomendaciones

Las recomendaciones y los reglamentos se actualizan periódicamente a medida que se dispone de más información.

Para obtener la información más actualizada, consulte con la agencia u organización estatal que emite el reglamento o la recomendación.

Algunas regulaciones y recomendaciones para los retardantes de llama de éster de fosfato incluyen lo siguiente:

Califica nuestro artículo
[Total: 0 Average: 0]
Si crees que este post puede ayudar a alguien te invito a que lo compartas

Deja una respuesta

El responsable de este sitio web es Luis Bassols Calvo. La finalidad de los datos es gestionar los comentarios en este blog. El destinatario (donde se almacenan los datos) es el hosting de este blog: Siteground, ubicado en Londres. La legitimidad es el consentimiento que otorgas en el formulario. Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos según la política de privacidad.