El bisfenol A es un químico que altera las hormonas. Se ha demostrado que tiene una variedad de efectos para la salud en dosis bajas.

Se utiliza para fabricar plástico de policarbonato. Así como resinas epóxicas que se utilizan como forros para latas. También se encuentra en algunos materiales dentales.

¿Cómo estoy expuesto?

Las personas están expuestas al bisfenol A cuando el químico se filtra en los alimentos. También en la fórmula infantil y el agua de las latas, los biberones y las botellas de agua.

El bisfenol A en el polvo doméstico puede ser otra fuente de exposición. Finalmente, las personas están expuestas a los materiales dentales que contienen bisfenol A.

¿Dónde se encuentra?

El bisfenol A (BPA) es un químico industrial ampliamente utilizado en productos plásticos comunes, como biberones, juguetes para niños y los forros de la mayoría de las latas de alimentos y bebidas.

Muchos estudios científicos, incluido el estudio más grande de BPA realizado en humanos, han encontrado vínculos entre BPA y problemas de salud graves, desde enfermedades cardíacas, diabetes y anomalías hepáticas en adultos hasta problemas de desarrollo en el cerebro y los sistemas hormonales de los niños.

Estudios recientes han documentado consecuencias negativas para la salud, mientras que otros no han encontrado ningún efecto negativo.

Los disruptores endocrinos son muy difíciles de estudiar, ya que pueden ser más peligrosos en dosis muy bajas que en dosis más altas.

Dependiendo de su tolerancia al riesgo, es posible que desee minimizar su exposición al BPA. Debido al uso generalizado de BPA en tantos productos que encontramos todos los días, probablemente sea imposible eliminar completamente su exposición a este químico potencialmente dañino. 

Sin embargo, puede reducir su exposición y el riesgo de posibles problemas de salud asociados con el BPA tomando solo algunas precauciones simples.

En 2007, el Environmental Working Group contrató un laboratorio independiente para realizar un análisis de BPA en muchos alimentos y bebidas enlatadas diferentes.

El estudio encontró que la cantidad de BPA en los alimentos enlatados varía ampliamente. La sopa de pollo, la fórmula infantil y los raviolis tenían las concentraciones más altas de BPA, por ejemplo, mientras que la leche condensada, los refrescos y la fruta enlatada contenían mucho menos producto químico.

¿Cómo evitar el Bisfenol A?

Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a reducir su exposición al BPA:

Comer menos alimentos enlatados

La forma más fácil de reducir su consumo de BPA es dejar de comer tantos alimentos que entran en contacto con el químico. Coma frutas y verduras frescas o congeladas, que generalmente tienen más nutrientes y menos conservantes que los alimentos enlatados.

Y también tienen mejor sabor.

Elija envases de cartón y vidrio sobre latas

Los alimentos altamente ácidos, como la salsa de tomate y la pasta enlatada, filtran más BPA del forro de las latas, por lo que es mejor elegir las marcas que vienen en recipientes de vidrio. Las sopas, los jugos y otros alimentos empacados en cartones de cartón hechos de capas de aluminio y plástico de polietileno (etiquetados con un código de reciclaje número 2) son más seguros que las latas con forros de plástico que contienen BPA.

No utilice recipientes de plástico para alimentos de policarbonato

El plástico de policarbonato, que se utiliza en el empaque de muchos alimentos para microondas, puede descomponerse a altas temperaturas y liberar BPA. Aunque los fabricantes no están obligados a decir si un producto contiene BPA, los contenedores de policarbonato que sí lo hacen suelen estar marcados con un código de reciclaje número 7 en la parte inferior del paquete.

Elija botellas de plástico o vidrio para bebidas

El jugo enlatado y la soda a menudo contienen algo de BPA, especialmente si vienen en latas forradas con plástico cargado de BPA. Botellas de vidrio o plástico son opciones más seguras. Para botellas de agua portátiles, el vidrio y el acero inoxidable son los mejores, pero la mayoría de las botellas de agua de plástico reciclable no contienen BPA. Las botellas de plástico con BPA generalmente están marcadas con un código de reciclaje número 7.

Baja la calefaccion

Para evitar el BPA en sus alimentos y líquidos calientes, cambie a recipientes de vidrio o porcelana, o recipientes de acero inoxidable sin forros de plástico.

Use biberones que no contengan BPA

Como regla general, el plástico duro y transparente contiene BPA, mientras que el plástico blando o turbio no lo contiene. La mayoría de los principales fabricantes ahora ofrecen biberones hechos sin BPA. Sin embargo, un estudio reciente publicado en la revista Endocrinology evaluó un compuesto plástico alternativo (BPS) utilizado en productos etiquetados como libres de BPA, y desafortunadamente, también se encontró que crea alteraciones hormonales significativas en una especie de pez. Se necesitan más estudios para determinar qué tan preocupados debemos estar por los efectos sobre la salud humana.

Use fórmula infantil en polvo en lugar de líquido premezclado

Un estudio realizado por Environmental Working Group encontró que las fórmulas líquidas contienen más BPA que las versiones en polvo.

Practica la moderación

Mientras menos alimentos y bebidas enlatados consuma, menor será su exposición al BPA, pero no tendrá que eliminar por completo los alimentos enlatados para reducir su exposición y disminuir sus riesgos potenciales para la salud. Además de comer menos alimentos enlatados en general, limite la ingesta de alimentos enlatados con alto contenido de BPA.

¿Por qué debería preocuparme?

Las preocupaciones de salud incluyen:

Desarrollo del cerebro: los animales de laboratorio expuestos antes del nacimiento muestran un aprendizaje deficiente, mayor agresividad, hiperactividad y menos comportamiento materno cuando las hembras tienen su propia descendencia.

Desarrollo reproductivo: los estudios de laboratorio han encontrado que la exposición antes del nacimiento tiene efectos duraderos en los niveles de hormonas reproductivas.

Y provoca un inicio temprano de la maduración sexual en las hembras.

Conduce a niveles reducidos de testosterona testicular, mayor tamaño de la próstata y disminución de la producción de esperma en animales de laboratorio.

También se observó una disminución en la producción de testosterona y esperma cuando los animales adultos están expuestos al bisfenol A.

Aborto espontáneo y síndrome de Down: los ratones de laboratorio expuestos al bisfenol A tuvieron mayores tasas de desajustes cromosómicos, responsables del síndrome de Down y una parte significativa de los abortos espontáneos.

Diabetes y obesidad: los ratones adultos expuestos al bisfenol A desarrollaron resistencia a la insulina. Condición que afecta la capacidad del cuerpo para regular el azúcar en la sangre. Hecho que puede conducir a la diabetes y la obesidad.

Un estudio realizado en 2008 en personas encontró que los adultos con mayor exposición al bisfenol A tenían una mayor incidencia de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Cáncer: la investigación de laboratorio ha encontrado que la exposición al bisfenol A altera el desarrollo de la glándula mamaria y de la próstata en formas que pueden predisponer al cáncer en el futuro.

¿Qué pueden hacer el gobierno y la industria?

Los gobiernos deben tomar medidas inmediatas para poner fin al uso de bisfenol A. En biberones, latas de fórmula infantil, botellas de agua para deportes y latas de alimentos y bebidas.

Los gobiernos deben determinar si hay alternativas disponibles para el uso de bisfenol A en otros productos que puedan provocar la exposición humana o la contaminación ambiental.

Los fabricantes de productos que contienen bisfenol A deben eliminar su uso y decantarse por alternativas más seguras.

Especialmente biberones, botellas deportivas de agua, latas de fórmula infantil y latas de alimentos y bebidas.

El 90% de los tickets de compra contienen bisfenol A

El bisfenol A (BPA) es un compuesto químico utilizado para fabricar plásticos de policarbonato en los que existe una preocupación reciente en la sociedad.

El BPA ya se ha incluido en la «Lista de sustancias altamente preocupantes» de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA, por sus siglas en inglés), ya que varios estudios científicos sugieren que la exposición al mismo puede estar relacionada con el desarrollo de cáncer de mama, infertilidad y diabetes. Y otras condiciones relacionadas con una alteración en el funcionamiento del sistema hormonal.

Controversia sobre los efectos dañinos del bisfenol A

Este problema no está exento de controversia, ya que los resultados del trabajo son contradictorios. Al ser efectos indirectos (a través de la alteración hormonal) y que pueden ocurrir a largo plazo, es más difícil obtener evidencia a este respecto.

Seguramente llevará varios años saber exactamente cuáles son los riesgos y a qué dosis de exposición ocurre el daño en la salud, pero mientras tanto, es preferible aplicar el principio de precaución.

Al menos la legislación es cada vez más restrictiva en el uso de bisfenol, especialmente en los productos de uso alimentario.

– Guardar los tickets de la compra puede provocar cáncer

Alternativas al bisfenol A

La industria está buscando alternativas para reemplazar el bisfenol A pero, como muestra un estudio recientemente publicado en la revista Environmental Research  este compuesto todavía está muy presente en nuestras vidas.

Los investigadores analizaron 112 recibos de compra de España, Francia y Brasil, y detectaron BPA en el 90% de ellos para el caso de España y Brasil, y el 50% en tickets de Francia.

El equipo fue más allá y también estudió la actividad hormonal de los extractos de estos recibos, encontrando actividad biológica de carácter hormonal anti-androgénico en todos aquellos que contenían BPA.

Con estos resultados y en espera de la legislación, que ya es estricta con respecto a los envases para uso alimentario, tome las medidas usted mismo.

Los investigadores recomiendan algunas medidas de precaución.

Por ejemplo:

  • No debemos mezclar los boletos con la comida en la cocina al desempacar la compra, el pescado o la carne.
  • No debemos jugar con ellos, ni arrugarlos para tirarlos, escribir notas o guardarlos en el carro o la bolsa.

Debemos, en definitiva, manipular este tipo de tickets lo menos posible.

Califica nuestro artículo
[Total: 0 Average: 0]
Si crees que este post puede ayudar a alguien te invito a que lo compartas
Cerrar menú