Aumento de Notificaciones por Daños por el Uso de Cosméticos en 2023

En un mundo donde la apariencia juega un papel crucial en nuestra vida cotidiana, los cosméticos se han convertido en fieles compañeros de nuestro día a día. Sin embargo, detrás de esa fachada de belleza y cuidado personal, se esconden riesgos que a menudo pasan desapercibidos por la mayoría de los consumidores. Como bien explica Miguel Jara en un artículo reciente, el aumento en un 130% de las notificaciones de daños por el uso de cosméticos en 2023 pone en evidencia una problemática creciente en este sector.

¿Qué dice el informe?

El informe de Cosmetovigilancia 2023, elaborado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), revela cifras alarmantes que no podemos ignorar. Con 120 notificaciones de posibles daños investigados el año pasado, este organismo destaca que, aunque un 74% de estos incidentes no revestían gravedad, el 30% correspondían a productos de cuidado de la piel, seguidos por desodorantes y productos solares, entre otros.

Esta información, detallada por Jara, nos invita a reflexionar sobre la seguridad de los productos que utilizamos a diario. La implementación de NotificaCS por parte de la AEMPS representa un paso adelante hacia una mayor transparencia y seguridad, permitiendo un mejor estudio de los efectos no deseados. Sin embargo, como apunta Jara, esta medida era algo que ya se venía necesitando desde hace tiempo.

Daños provocados

Los daños provocados por los cosméticos varían desde dermatitis inespecífica hasta acné cosmético, dermatitis alérgica e irritativa. Es crucial destacar que, aunque un porcentaje de estos efectos no deseados fue considerado grave, la AEMPS concluyó que la mayoría de los casos se debían a reacciones idiosincrásicas de los consumidores, sin identificar una tendencia que indicase un riesgo emergente general para la salud pública.

Esta perspectiva, aunque pueda parecer tranquilizadora a primera vista, nos lleva a preguntarnos sobre la responsabilidad de los fabricantes en la inclusión de componentes potencialmente tóxicos en sus productos. La afirmación de Jara sobre la extrañeza de que la responsabilidad recaiga únicamente en los consumidores, pone en tela de juicio la eficacia de los mecanismos de regulación y supervisión actuales.

Además, la comparación que Jara realiza entre la gestión de los daños provocados por cosméticos y aquellos causados por fármacos, como las vacunas Covid-19 de AstraZeneca, resalta una posible discrepancia en la manera en que la Agencia aborda diferentes tipos de productos sanitarios. Este punto no solo amplía el debate sobre la seguridad de los cosméticos, sino que también nos invita a cuestionar los estándares y procedimientos de vigilancia sanitaria en general.

Conclusión

En conclusión, el trabajo de Miguel Jara nos abre los ojos ante una realidad que, aunque conocida, no ha recibido la atención necesaria. La cosmética, al igual que cualquier otro producto de consumo, debe ser objeto de un escrutinio riguroso para garantizar la seguridad y el bienestar de los consumidores. Como sociedad, es nuestro deber informarnos, cuestionar y exigir mayor transparencia y responsabilidad por parte de los fabricantes y organismos reguladores. La belleza no debería tener un precio oculto, especialmente cuando se trata de nuestra salud.

Si crees que este post puede ayudar a alguien te invito a que lo compartas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.