Las ollas de aluminio son un elemento básico de la cocina, debido a su bajo costo y capacidad para conducir el calor de manera efectiva.Pero, ¿sabías que el uso de ollas de aluminio durante mucho tiempo puede plantear riesgos en tu salud?

Aquí te contaremos por qué, cuáles son esos riesgos, y qué podemos hacer para prevenirlos.

¿Por qué son tan populares las ollas de aluminio?

El aluminio es el tercer elemento más abundante en la naturaleza. Esto quiere decir, que al ser abundante, está disponible en mayor proporción. Y eso se traduce en: “más barato”.

Es por ello que las ollas de aluminio son generalmente más asequibles. Además, el aluminio es un metal ligero y un gran conductor de calor.Todo esto lo convierte en una opción ideal para la elaboración de utensilios de cocina.

Características del aluminio

El aluminio es un metal ligero y fácil de moldear, lo que lo convierte en una opción popular en la fabricación de ollas y sartenes. Ahora, desglosemos sus propiedades más destacadas:

  • Conducción de calor: El aluminio es altamente conductivo, lo que significa que distribuye el calor de manera uniforme y rápida en su superficie. Esto permite un control preciso de la temperatura y evita puntos calientes que podrían causar que los alimentos se quemen o se cocinen de manera desigual.
  • Peso ligero: Su naturaleza ligera facilita su manipulación en la cocina, permitiéndote mover y volcar las ollas y sartenes sin esfuerzo.
  • Economía: En comparación con otros materiales, como el acero inoxidable o la cerámica, el aluminio es asequible y más fácil de adquirir.

Tipos de ollas de aluminio

Existen tres categorías principales de ollas de aluminio que debes conocer:

  1. Aluminio fundido: Este tipo de aluminio se crea vertiendo metal fundido en un molde. Las ollas de aluminio fundido son más gruesas, lo que les permite retener mejor el calor.
  2. Aluminio forjado: El aluminio forjado se forma mediante presión y golpes en lugar de fundición. Las ollas de aluminio forjado suelen ser más delgadas y más ligeras que las fundidas, aunque también pueden ser más susceptibles a deformarse con el tiempo.
  3. Aluminio anodizado: El aluminio anodizado es un tipo especial de aluminio que se somete a un proceso electrolítico. Este proceso crea una capa resistente a la corrosión y a los arañazos en la superficie del metal, lo que impide que los alimentos entren en contacto directo con el aluminio y les confiere mayor durabilidad.

¿El aluminio es malo para ti?

El aluminio está presente en las plantas que extraen nutrientes del suelo y en la carne de los animales que comemos. Además, se usa como aglutinante en algunos sistemas de purificación de agua y se produce naturalmente en el medio ambiente.

Sin embargo, el cuerpo no obtiene beneficios del aluminio, ya sea inhalado, absorbido a través de la piel o ingerido.

Este metal puede causar daño pulmonar si se inhalan grandes cantidades. Además, se considera neurotóxico o un veneno para el cerebro y el sistema nervioso.

A pesar de que está presente en nuestra cocina, los científicos afirman que, por ingesta oral se absorbe muy poco.

Un informe publicado en febrero de 2001 en «Regulatory Toxicology and Pharmacology» señala que menos del 1 por ciento del aluminio ingerido ingresa a la sangre, la mayoría de los cuales se excreta por la orina.

No obstante, debemos tener ciertas precauciones al preparar alimentos en utensilios fabricados con este metal.

¿Por qué debo tener cuidado al usar ollas de aluminio?

ollas de aluminio cuidados a tener

En 1970, un equipo de investigación canadiense descubrió que había una conexión entre el aluminio en la dieta y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Al hacer la autopsia a los pacientes, se encontraron altos niveles de concentraciones de aluminio en los cerebros con Alzheimer.

Sin embargo, no se determinó si la ingesta de aluminio era lo primero o si los depósitos de aluminio en el cerebro eran el resultado de la enfermedad de Alzheimer en sí.

Pero surgió el debate y la precaución.

La Organización Mundial de la Salud, por su parte estima que las personas pueden consumir de forma segura alrededor de 50 mg al día sin sufrir daños.

Otros riesgos del consumo de aluminio

Se ha comprobado que existen algunos otros riesgos asociados con el aluminio.

Por ejemplo:

Cantidades excesivas en niños con enfermedad renal pueden afectar la fortaleza de los huesos.

En algunos animales, al consumir cantidades, excesivas de lo que es posible ingerir en su dieta, suelen afectar el desarrollo su cerebro y los huesos.

También, los especialistas afirman que el aluminio se asienta en tejidos dañados.

Incluso si se tiene una enfermedad cerebral y se consume grandes cantidades de sales de aluminio, estos minerales pueden depositarse en el cerebro.

¿Qué cantidad de aluminio ingerimos cuando usamos ollas de aluminio?

Aunque la mayoría del aluminio ingerido se elimina en las heces, nuestro cuerpo logra absorber un poco.

Según Health Canada, cocinar comidas en ollas de aluminio puede agregar aproximadamente 1 a 2 mg de aluminio a tu comida.

Sin embargo, es probable que una persona que utiliza utensilios de cocina de aluminio sin recubrimiento y almacene toda la comida en recipientes de aluminio, absorba alrededor de tres o cuatro miligramos de aluminio al día.

Si usa este tipo de utensilio de cocina repetidamente en un día, todos los días de la semana, obviamente obtendrá más de 4 mg.

¿Cuándo se convierte en un verdadero riesgo el uso de ollas de aluminio?

ollas de aluminio con huevo

El aluminio reacciona con los ácidos, lo que hace que el metal se filtre hacia los alimentos.

Eso es lo que se conoce como lixiviación.

Por ejemplo, al preparar una rica salsa de tomate en una olla de aluminio, puede suceder que se filtre este metal de una manera superior.

Sin embargo, este efecto es menor con alimentos menos ácidos, como el pollo o la carne.

En consecuencia, actualmente la mayoría de las ollas de aluminio modernas vienen recubiertas con una capa antiadherente o están anodizados.

Estrategias para reducir la exposición al aluminio al cocinar

  • Cocina con aluminio anodizado: Gracias a la capa protectora, este tipo de aluminio minimiza la posibilidad de que el aluminio se mezcle con los alimentos.
  • Evita almacenar alimentos ácidos o salados en utensilios de aluminio: Salsas de tomate, vinagre, limón y otros ingredientes altamente ácidos o salados pueden causar la liberación de aluminio en mayores cantidades. Usa recipientes de vidrio o de acero inoxidable para almacenar este tipo de preparaciones.
  • Opta por utensilios de cocina con revestimientos no abrasivos: Para evitar las preocupaciones asociadas con la cocción en aluminio puro, prefiere utensilios de cocina con recubrimientos no abrasivos como el teflón o la cerámica.

¿Qué significa aluminio fundido?

El aluminio fundido es el resultado de derretir el aluminio en estado sólido para convertirlo en un líquido mediante el proceso de fundición. Se utiliza el método de fundir lingotes de aluminio en un horno y luego verterlo en moldes diseñados específicamente para crear piezas o componentes deseados.

ste proceso de fundición se lleva a cabo en industrias y fábricas especializadas en la producción de piezas de aluminio fundido. El aluminio fundido tiene propiedades únicas que lo hacen adecuado para diversas aplicaciones industriales. Es conocido por su alta conductividad térmica, resistencia a la corrosión y ligereza.

Después de verter el aluminio fundido en los moldes, se permite que se enfríe y solidifique para adquirir la forma deseada. Este proceso de enfriamiento es más lento en comparación con otras técnicas de fabricación, como la estampación o el forjado. Una vez que el aluminio se ha solidificado y enfriado por completo, se extrae del molde, y la pieza resultante se puede utilizar en una variedad de aplicaciones, como componentes de automóviles, partes de maquinaria, estructuras arquitectónicas y más.

¿Cuál es el mejor tipo de ollas para cocinar?

Los mejores tipos de ollas para cocinar según los expertos son el acero quirúrgico, la cerámica y el vidrio. Estos materiales se consideran «inertes» y no son tóxicos para la salud. Además, garantizan que no se altere el sabor de los alimentos durante la cocción.

El acero quirúrgico es altamente resistente y duradero, lo que lo convierte en una excelente opción para ollas y sartenes. Es un material que distribuye uniformemente el calor y no reacciona con los alimentos, lo que evita cualquier transferencia de sabores no deseados.

La cerámica es otro material popular para las ollas, ya que retiene muy bien el calor y distribuye uniformemente. Las ollas de cerámica son ideales para cocinar a fuego lento y también se consideran seguras y no tóxicas.

El vidrio, como el pyrex, es una opción versátil para cocinar. Es un material no poroso, lo que significa que no absorbe olores ni sabores de los alimentos. El vidrio también es resistente al calor y se puede utilizar tanto en el horno como en la estufa.

¿Qué es el aluminio anodizado?

Para aprender claramente sobre este proceso veamos un poco de química.

Si dejas el aluminio expuesto al aire naturalmente, verás como se formará una capa delgada de óxido de aluminio en la superficie.

Si bien esta capa es muy delgada, es fuerte y dura.

Esta capa evita que el metal se siga oxidando, ya que forma una barrera entre el aluminio y el aire.

Ahora, para crear las ollas de aluminio, el metal se somete a un proceso electroquímico llamado anodización.

Esto forma una capa mucho más gruesa del óxido de aluminio no reactivo, creando lo que se conoce como aluminio anodizado.

¿Usar ollas de aluminio anodizado es más seguro?

La capa de óxido de aluminio anodizado no es como la pintura o el revestimiento, sino que está completamente fusionada en el metal base.Por lo que ese revestimiento se convierte parte de la olla. Esto significa que no puede despegarse o desprenderse.

Por esta razón, las ollas de aluminio anodizado son más seguras, ya que el metal es no reactivo.Por lo cual previene rasguños y evita exponer el núcleo de aluminio.

Pero el aluminio anodizado no es antiadherente, por lo que, si deseas ollas de aluminio anodizado con superficies deslizantes, te recomiendo aquellas recubiertas con cerámica.

Si bien es cierto son más costosas, no contienen los agentes nocivos del teflón, y si por accidente rasguñas la superficie, el anodizado no filtrará el aluminio.

La mejor olla de aluminio anodizado

[amazon box=»B08249XSXR»]

Mis recomendaciones

Para minimizar la cantidad de aluminio que se disuelve en los alimentos de las ollas de aluminio, evite cocinar alimentos ácidos, como los tomates.

No almacene las sobras en ollas de aluminio, porque mientras más tiempo se asiente la comida, más aluminio puede absorber la olla.

Si posee ollas de aluminio envejecidos, es mejor sustituirlas por las de aluminio anodizado.

Ya que los rasguños y grietas pueden hacen que más aluminio se disuelva por las hendiduras del desgaste.

Y siempre será mejor usar ollas de acero inoxidable o acero quirúrgico.

Publicaciones Similares